jueves, 12 de diciembre de 2013

Hacia la primera línea

Escena de la película Primera Plana
La idea era, básicamente, jugar en primera división. Esa siempre había sido la filosofía. Pero llegar hasta arriba cuesta mucho y todavía no lo habíamos conseguido. Es verdad que poco a poco, el concepto se iba perfilando y que cada vez veíamos la primera línea más cerca.

Hacer periodismo nunca fue fácil. Hacerlo en la era digital era todavía más complicado. Lo instantáneo primaba. Y si no estabas en el carro de la información, no eras nadie. Aunque, quizás sería mejor decir que si no tenías suficientes seguidores en Twitter y eras el primero en comentar cualquier última hora que ocurriese en la red social, era como si no existieras. Pequeño, insignificante, nada riguroso y sobre todo poco actualizado. Sí, el pequeño pájaro había cobrado demasiada fuerza. Pero, al igual que Rajoy y Montro, al final del túnel se veía la luz.

Información Sensible llevaba un año de andadura. Con sus altos y sus bajos. Los temas iban saliendo, lo que parecía imposible al final no lo era tanto... básicamente porque tampoco tenemos nada que perder. Hacemos periodismo, y del bueno. Tenemos fuentes, información e historias propias que contar. A veces a mejores, a veces peores, pero son nuestras. Y cuando las publicas, no importa quien lo vaya a leer (porque sabes que alguien lo hará), la sensación de ver tu nombre al lado de todo ese trabajo, del texto, las fotos, el montaje, los audios.... el conjunto entero, es la mayor satisfacción del periodista. Y con el último click, el que lanza la noticia a todo el mundo, esa historia ya quedó atrás, porque la importante es la siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario