miércoles, 31 de julio de 2013

Paren el mundo que me bajo por vacaciones

Información Sensible tiene ya medio año de vida. Durante seis meses, el pequeño equipo que formamos la redacción hemos intentado mantener en pie el proyecto e irlo mejorando. Faltan muchas cosas y mucho trabajo, pero estoy orgullosa de lo hecho hasta el momento.

Tocan días de relax, de dejar el estrés a un lado y de plantear el futuro así que..... cuelgo el cártel de cerrado por vacaciones unos cuantos días. El mundo sigue moviéndose (y con muchas cosas por contar) pero yo, ahora, necesito descansar.

¡Hasta la vuelta!


lunes, 8 de julio de 2013

Verdad universal

Siempre me ha gustado leer. Novelas de misterio, amor, intriga, aventuras... lo que sea. Tenía en mi habitación un montón de libros y cuando terminaba con uno, asignaba un número a cada libro de mi estantería y le pedía a mis hermanos o a mis padres que dijesen un número al azar. Y ese libro es el que me leía. Y así sucesivamente. Me pasé mi infancia leyendo y visitando las bibliotecas públicas.

Las buenas costumbres nunca se deben de perder. Ahora visito las bibliotecas una vez al mes para coger cómics. En mi último viaje había un libro que me llamó la atención por lo vistosa que era su portada. Se llama "Dónde estás Bernadette".

Con el paso de los años, una se vuelve más exquisita a la hora de elegir lo que lee. Más que nada porque el trabajo te roba todo el tiempo. Por eso, hay elementos imprescindibles que debe tener un libro para que, al menos, yo decida leerlo:

1.- El número de ediciones. Seguramente esté estudiado que una editorial saque menos libros porque sabe que los va a vender y poder poner lo de "5ª edición", pero a mi me convence.
2.- Que lo que lea en la contraportada sea claro y me atraiga. Si tengo que leerlo dos veces, lo dejo.
3.- Importante, que venga en las solapas del libro quién lo ha escrito y qué ha hecho con su vida durante todo este tiempo antes de que yo lo conociera.
4.- Y, evidentemente, que la portada me entre por los ojos.

Elegí este libro por todo eso aunque, si os soy sincera, estuve a punto de dejarlo porque en la portada venía la típica frase de alguien importante que lo "había devorado". Es como decir de una película "del productor de...". Algo en tu conciencia te dice que no va a salir nada bueno de ahí. Pero al final acabas cayendo. El ser humano es así de tonto.

Todo esto para contaros que ayer, tras un fin de semana bastante complicado, leí un comentario que, no ayudó a que me subiese el ánimo, pero creo que decía una verdad universal y quería compartirla.

"Ya que hablamos del tema, permítame que le cuente la historia de la primera y última vez que Bee afirmó que se aburría. Bernadette y yo llevábamos en coche a Bee y una amiguita suya, ambas en edad preescolar, a una fiesta de cumpleaños. Había mucho tráfico y, en un momento dado, Grace dijo: "Me aburro".
- Sí, yo también me aburro- la imitó Bee.
Bernadette se hizo a un lado para parar, se quitó el cinturón y se volvió hacia ellas.
- Muy bien- les dijo-. Así que os aburrís. Pues voy a contaros un pequeño secreto sobre la vida. Si os parece que ahora os aburrís, sabed que cada vez será más aburrido. Cuanto antes aprendáis que depende de uno mismo que la vida sea interesante, mejor para vosotras."

Siempre he creído que la vida se la hace cada uno paso a paso. Nadie la va a andar por uno mismo. ¡Pero qué complicado es a veces dar los pasos, leches!

lunes, 1 de julio de 2013

Oiga, ¿y usted por qué no se paga su coche oficial?

Un barco que se hunde. Eso es lo que parece este país. Van saliendo agujeros por todos lados y hay que taparlos con el dinero de los contribuyentes, como siempre.

Cada día surgen nuevas noticias que aumentan mi indignación. Ayer leí que el departamento de Bienestar Social y Familia de la Generalitat de Cataluña iba a empezar a cobrar 35 euros a los inmigrantes por obtener un informe de arraigo. "¿Qué es eso?", me he preguntado yo. Resulta que es un papel que le sirve a los inmigrantes para obtener una autorización de residencia temporal en caso de no tener familiares que demuestren que esta persona lleva tiempo viviendo en España. Además, parece ser, según Neus Munté, la consellera de este departamento, que los extranjeros lo solicitan para traer su familia de su país de origen a España.

Desde esta consellería se escudan en que este dinero servirá para que el servicio funcione. Pero lo que más me molesta es que los políticos hablen sin cononcer una situación. Concretamente las palabras de Munté para poner esta tasa, según la prensa, han sido: "no creo que les suponga un impacto importante". Y digo yo, "¿esta mujer ha ido caso por caso para ver si a estas personas les supone un esfuerzo pagar los 35 euros?", porque cuando habla, será con conocimiento de causa, ¿no? Permitidme que lo dude.

El siguente caso. Hoy se ha conocido que las personas mayores que utilizan el servicio de teleasistencia (ese dispositivo móvil que siempre llevan colgado al cuello y que pueden usar en caso de urgencia) y cobren más de 560 euros de pensión, tendrán que abonar una tasa por él. Hasta ahora, solo lo pagaban aquellos ancianos que cobraban la máxima pensión y tenían menos de 80 años. Ahora, el ayuntamiento de Madrid cambia las cosas. Y nuestra alcaldesa, Ana Botella, afirma que es para "cuadrar cuentas" y hacer sostenible el sistema. De esta forma, habrá ciertas personas, dependiendo de su pensión, que paguen tres euros, seis, nueve o incluso doce.

En ambos casos, el mayor problema no es que paguen ese dinero. Lo verdaderamente indignantes es que los políticos les pidan "ayuda" a quienes menos tienen. Porque digo yo, ¿si hay que mantener esos sistemas para dar servicio a estos sectores de la población, porque no empiezan los políticos a pagar de su bolsillo los coches oficiales? No creo que les suponga mucho y también cuadraríamos cuentas. Además, con lo que el Estado se ahorre, estas personas no tendrán que pagar por estas necesidades.

El barco no es que haya chocado con un iceberg. La clase política es algo mucho mayor, de dimensiones desconocidas.

Os dejo las noticias

Cataluña cobrará 35 euros a los inmigrantes por cada informe de arraigo

El 66% de los usuarios de teleasistencia mayores deberá pagar desde hoy