domingo, 9 de octubre de 2011

Mi manera de vivir

Supe que quería escribir cuando tenía 14 años. Leía revistas, periódicos, libros… todo lo que cayese en mis manos. Tenía mis escritores preferidos y con el tiempo lo siguen siendo. Se convirtieron en modelos a seguir y la mayoría eran periodistas. Supe que no quería estudiar otra cosa que no fuera Periodismo. Conseguí terminar la carrera y durante cinco años seguí amando lo que estudiaba, aunque creo que más de una asignatura no valía para nada. Durante ese tiempo tuve la suerte de hacer prácticas en medios de comunicación importantes que me ayudaron a amar mucho más esta profesión. Que me enseñaron que el camino se hace día a día y con esfuerzo. Donde vi que la calle es la mejor escuela. Habrá días malos, pero el amor que se siente por el Periodismo es incondicional. Por mucho daño que haga, sigues ahí, al pie del cañón, buscando, investigando… por los demás y por ti. He conocido a gente impresionante, buenos profesionales y mejores personas. Gente que no le teme a nada y que sabe lo que significa la palabra Periodismo, algo que muchos, profesionales del medio y usuarios, han olvidado o nunca llegarán a conocer.

He llegado hasta donde estoy por amor a una profesión, a una manera de vivir, poco valorada y menos tomada en cuenta. Viviré la mayor parte del tiempo entre contratos basura o de colaboradora, pero nunca dejaré de amar y de luchar por aquello en lo que creo y nunca podré decir que el periodismo es una de las peores profesiones. No lo es. Ser periodista es mirar a la vida de frente e ir saltando cada uno de los obstáculos que encuentras en el camino aunque no veas nunca la meta, pero disfrutas a cada salto que das.