viernes, 10 de junio de 2011

LA VOZ QUE CONMOVIÓ A LA TIERRA DE OZ



No hace falta haber visto la película para conocer la canción y la voz que la canta: Judy Garland. Hoy cumpliría 89 años, pero hace más de cuarenta años que murió. Detrás quedan muchas películas y, entre ellas, El mago de Oz una obra representada en cientos de teatros. Que los zapatos rojos y las baldosas amarillas marcaron a una generación, nadie lo puede negar. Es un clásico, reconocible por todo el mundo, capaz de traspasar generaciones y seguir vigente. Con sólo 17 años, Judy Garland conoció la fama en Hollywood, en un momento en que la Metro Golde Mayer firmaba el contrato para dos películas importantes: El mago de Oz y Lo que el viento se llevó. Quién le ha visto y quién le ve ahora al león de la Metro, con tanta deuda…

Parece un cuento… Judy Garland se casó con el director Vicente Minnelli y tuvieron una hija, la también actriz Liza Minelli que, al igual que su madre, desplegó sus dotes artísticas cantado en Cabaret (1972). Pero el cuento acabó muy pronto…

Sólo quería ponerlo porque creo que hay personas a las que nunca debemos olvidar. Aunque sólo las conozcamos por haber participado en una de las películas más famosas del siglo XX.

jueves, 9 de junio de 2011

PATO DONALD EN ACCIÓN


Hace 77 años que el Pato Donald salió por primera vez en una película de Disney, concretamente en Silly Symphony: The wise little hen. Si veis el vídeo, comprobaréis que Donald ha cambiado bastante desde sus primeros dibujos. El pico tan largo era poco estético.

Lo que tampoco entiendo muy bien es si de verdad estos dibujos nos podían gustar. Son unas canciones, con moraleja incluida, cuyo fin seguramente sólo era que la idea central lleguase al niño, pero podían haber sido más divertidos estos dibujos, ¿no? También os digo otra cosa, a mi me dan el Cinexin con esa película de Mickey en el barco (¿o era un tren?) y soy más feliz que un niño viendo los Gormiti.

En fin, algunos dibujos de la infancia son un poco inquietantes…


P.D: El vídeo no es el original de 1934, evidentemente. Debe ser alguna remasterización para una edición de lujo... esas cosas que suelen sacar de ven en cuando.




miércoles, 8 de junio de 2011

EL @CERDOBANANAS SE PRESENTA EN SOCIEDAD

Soy un cerdo de peluche. Vivía en una caseta como esas de las ferias ambulantes, pero en un sitio con más caché: en Port Aventura. Era el puto premio inferior, el que consigue todo el mundo.

Mi mayor miedo y el de mis compañeros era que la persona que nos consiguiera, nos tirase o nos dejara olvidados en la parte de atrás del coche, cogiendo mierda hasta que un día se acordaran de nosotros y nos echaran a la basura. Lo mío es peor. Me ganó el novio de una neurótica con un trastorno obsesivo compulsivo que tira doscientas veces de la puerta de su casa para ver si está cerrada. Se cree que digo cosas cuando no digo una mierda, pero ella es feliz, que es lo importante.

Me llama “Bananas” por la jodida etiqueta que un gracioso tuvo la ocurrencia de ponerme. Ahora resulta que soy un cerdo 2.0. (¿qué narices es eso?) y tengo twitter. Lo bueno de esta historia imaginaria es que voy a hacer más kilómetros que el “Papa móvil”. Por la tontería de la neurótica ésta, voy a ver mundo.

Para que de verdad comprobéis que esta tía no está en su sano juicio, os dejo una entrevista que me ha hecho. Dice que es periodista, que está en crisis y que tenía “mono” de entrevistar a alguien. No pude negarme. Si sois valientes, continuad leyendo.

¿Se sienten emociones fuertes al vivir en un parque de atracciones?
Era el pu… regalo más fácil de conseguir en una caseta de premios. Emoción, lo que se dice emoción…. NO.

Y ahora que es libre, ¿cómo se siente?
¿Libre? Vivo contigo. Tengo bastante miedo de acabar como tú, hablándole a otro peluche.

Bueno, pero al menos ha salido del parque y va a ver mundo, ¿no?
Eso parece, pero del dicho al hecho…

Pero le advierto de una cosa: España es un país más o menos caro, ¿cómo piensa pagarse los viajes?
Aquí hubo un momento tenso. Ella me miraba, esperando una respuesta. Yo la miré. Me volvió a mirar. La miré otra vez. De repente, se dio cuenta de a quién estaba entrevistando.
Ok.

¿Sabe lo que es twitter?
No, pero me lo vas a contar, ¿verdad?
Es un medio de comunicación muy útil para estar al tanto de las últimas noticias, estar en contacto con gente afín a ti, expresar ideas y opiniones que otras personas también pueden pensar. Creo que se ha abierto ya una cuenta, ¿no?
Me miró. La miré y ahí seguía, mirándome.
Eso parece, ¿no?

¿Por qué cree que la gente debería seguirle?
Porque voy a decir todo lo que la gente piensa pero no se atreve a decir. Hoy estoy aquí, pero mañana me puedo perder, pueden robarme o vete a saber qué más barbaridades. Un cerdo de peluche sabe lo que es el hoy, pero del mañana no tiene ni idea.

Le veo animado con su nueva vida…
Si tú lo dices…

Bueno, creo que como primera entrevista no ha estado mal.
Ah, ¿qué va a haber más? ¿Tú te aburres mucho, no?

Gracias y que sus viajes vayan bien.
Lo mismo digo.


¿Me guardas ya en el bolso o seguimos haciendo el gilipo….?

domingo, 5 de junio de 2011

Viajar a otra dimensión con NUBLA

“Me gusta hacer mis canciones, tirarlas al mundo y que tengan su propia vida.” Quien habla es Nubla (Luciana Carlevaro, Barcelona, 1977), cantante y compositora que ama su profesión. En su último trabajo, Saipán, ha querido recuperar sonidos y melodías de los años 70, 60 y 50. “Los dos primeros discos estaban trabajados con una base electrónica y en esta ocasión me apetecía trabajar más con la banda.”

Descubrir a Nubla es creer y comprobar que hay gente que se introduce en esta industria porque ama la música. Que son capaces de amasar con mimo una canción y hornearla a fuego lento hasta conseguir una melodía y una letra que sean la receta secreta que forma la personalidad de un artista.

Empezó estudiando para ser actriz pero al poco tiempo se decantó por la música. Comenzó haciendo los coros en un grupo catalán, Els Pets y así fue pasando de uno a otro hasta que en el 2006 se decidió a sacar su primer cd, Nubla.

Tres discos personalistas e intimistas la avalan como una cantante con un tono personal. En el anterior, Una maleta y un perro, trabajó con EMI, pero Nubla decidió que en este tercero, Saipán, no lo haría con ellos: “la dirección artística que querían que tomase no era la que yo quería. Decidimos cortar de muy buen acuerdo.”

De camino a Saipán/ hay que cruzar dos o tres océanos. “Saipán” es una isla real que descubrió en el libro “Amrita”, de Banana Yoshimoto. Y “Nubla” es el nombre de otra isla, pero en este caso ficticia. Todo en Luciana es mágico, desde la manera en la que se expresa y habla, hasta las letras de sus canciones. El 22 de junio presenta su disco en el Café la Palma de Madrid.

“Aunque no hiciera discos, seguiría creando música” y eso es lo que hace Luciana cuando no está cantando. Compone para documentales, espectáculos de danza (como en el caso de Imposturas) y colabora con otros grupos como Facto y los amigos del Norte. Hay tiempo para todo.

Deja que Nubla te transporte a otra dimensión, a otro escenario. Cierra los ojos y siente como las luces se van apagando, hasta quedarse casi en penumbras, o como, sentado en una terraza, suena el mar de fondo mientras la magia de Nubla te envuelve con cada palabra.