sábado, 22 de enero de 2011

VISITANTE DE FITUR= RECOLECTOR DE PAPEL


Stand de Palestina, con baile típico

Hace tres años que voy a Fitur y la cosa cada vez va a peor. Al principio, el número de visitantes era mayor, al igual que el de participantes. Ahora mismo, se ha llegado a una dinámica errónea de Feria de Turismo aceptada tanto por usuarios (que salimos perjudicados), como por los que están dando la información en los stand. Empecemos por el principio.

Siempre he ido como visitante normal y no en los días preparados para los profesionales y la prensa donde, seguramente, la atención y el trato sean de una calidad excelente. Los usuarios, aquellos que consumimos los productos que ofertan, sólo pueden ir un fin de semana y la atención en muchos sitios es nefasta.

Turismo de Túnez

Este año, ciertos lugares han decidido no venir a la Feria, como son el caso de Holanda o de Venecia, en Italia, pero había muchos más. Lo que sí se ha notado es un aumento de los países de Asia y África donde, la verdad sea dicha, la atención es muy buena. Además, son los que más invitaban a pararse en sus puestos y ofrecían bailes y productos típicos de la zona. Preguntas algo y te contestan ofreciéndote lo que se puede ver y hacer en su país. Pero entras en la zona turística de Europa, como por ejemplo Inglaterra, Italia, Grecia y, a aparte de que algunos están vacíos (se ha notado la crisis de Grecia o los actuales problemas de Túnez) otros no tienen un stand central de la ciudad. Es decir, en nuestro caso hemos ido a preguntar información para Londres y había muchos sitios de páginas que organizan viajes, como www.visitalondres.com, o de compañías de avión, pero no había un stand único y exclusivo de Londres para explicar cosas que ver en la ciudad, la mejor zona para alojarte, qué se puede hacer por los alrededores…al final, si quieres buscarte un viaje, te lo tienes que organizar tu mismo tirando de internet. ¡Ojo! No hay que pensar que Fitur sirva para organizar viajes, sino que debería ser necesario para tener un primer contacto con la zona que se quiere visitar.

Por otro lado, tampoco te venden la ciudad bien. El concepto de “Feria de Turismo” es aquel en donde los lugares van a venderse para que la gente los visite, o al menos eso es lo que yo entiendo. Con ello se incluye un personal que explique bien el lugar y los alrededores o que te ofrezca facilidades para visitar museos, zonas turísticas, etc…No. La tendencia que ha tomado esta feria internacional del turismo para los visitantes es que ellos están allí para dar los folletos, sin hablar, y que el visitante va cargado con sus maletas y mochilas para coger todos los folletos que pueda (que seguramente ya tendría del año anterior), para tirar luego la mitad. Una pena que un encuentro tan importante trate al turista (que da dinero a su ciudad o país) como algo tan poco importante. Contados lugares te brindan una buena información (de hecho, me he enamorado de un destino, San Sebastián, porque me lo han explicado de maravilla, mientras que Bilbao, al que le tenía ganas, ha pasado desapercibido).

Turismo de Madrid

En definitiva, FITUR se ha convertido en un sitio para gastar papel de forma masiva, esperar largas colas para participar en concursos y ser tratado como un vulgar recolector de papeles. Se confirma la idea de que si quieres visitar un lugar te busques tú toda la información a través de internet, mirando foros y que visites la oficina de turismo del país que quieras visitar en tu ciudad, que es al sitio al que todos los stand te remiten.

Fotos: Canon Eos 450D

Rocío Campos

viernes, 14 de enero de 2011

LA LEY ANTI-TABACO, ¿BENEFICIARÁ AL TURISMO?



Llevamos menos de dos semanas con la nueva normativa de la Ley Anti-tabaco y ya han surgido voces y disturbios por todos lados, aparte de pequeñas “trampas” para burlarla o irse de los sitios sin pagar.

Hoy, navegando por internet, me he topado con dos noticias relacionadas con este tema. Una de ellas corresponde a la Federación Española de Hostelería (FEHR), que anuncia una reunión de los representantes de las 74 asociaciones que la forman para el día 20 de enero con el fin de hacer una evaluación de cómo les va con la nueva ley. Se pueden imaginar lo que allí se dirá: “a mi quién me paga la reforma que he hecho en el bar...”; “Ya no vienen tantos clientes como antes…”; “yo la ley me la paso por el fo…”, y un sinfín de cosas más. Puede que alguno salve la polémica diciendo que él no ha tenido problemas, nunca se sabe.

Según la noticia, encontrada a través de www.hosteleríadigital.es, este comité quiere formar una plataforma con profesionales del sector y ciudadanos que estén a disgusto también con la ley para poner en marcha una iniciativa legislativa para volver a modificarla. Según afirman, la idea es equipararse al resto de países de la Unión Europea en los que no existe esta normativa tan exigente, exceptuando Chipre, Irlanda y Reino Unido.

Personalmente, no creo que esto lleve a ningún lado. La ley está aprobada y una vez que ha salido adelante…lo único que queda es lidiar con ella de la mejor forma posible. Ya veremos que consiguen…

Por otro lado, uno de los mayores portales de turismo, www.tripadvisor.es, publicaba los datos de una encuesta realizada entre 1.200 españoles acerca de la Ley Anti-tabaco. Habría que mirar que target de público han elegido y las preguntas que han realizado, a parte de que esa cifra no es representativa de la población, pero un 18% (uno de cada cinco) de los encuestados afirma que España atraerá más turistas extranjeros este año gracias a la prohibición de fumar en los establecimientos, y un 72% está de acuerdo con la ley. Pero digo yo, ¿de verdad los turistas no vienen porque se deje o no fumar en los bares y restaurantes? ¿La crisis no será uno de los motivos, entre muchos otros antes que el tabaco?

Como siempre, dos bandos para un mismo tema. Llegar a un acuerdo es imposible. Varias cosas están claras, por ahora, y entre mi círculo más cercano, lo que más he oído decir es que ahora se puede entrar a un establecimiento, disfrutar de un sitio sin humos y salir sin oler a tabaco. Y eso, por mucho que alguien fume, no tiene precio para la salud.

ROCÍO CAMPOS

lunes, 10 de enero de 2011

ÁVILA, RENUEVA POR FUERA Y POR DENTRO


Muralla de Ávila

“Yo nací en Ávila, la vieja ciudad de las murallas, y creo que el silencio y el recogimiento casi místico de esta ciudad se me metieron en el alma nada más nacer.” Así empieza La sombra del ciprés es alargada, de Miguel Delibes, con la que consiguió el Premio Nadal en 1947. No hay mejor definición para esta ciudad. Sus murallas reflejan el recogimiento de cada una de sus calles y el turista, al recorrer sus callejones, parece que está perturbando la tranquilidad.

Ávila es muy personal. Igual que visitas otras ciudades y la haces tuya a base de andar y recorrerla, a Ávila no se la conoce nunca (aunque sea pequeña) y el turista siempre será un forastero. Es propia de sus habitantes, quienes la entienden y la respetan. Quienes saben guardar silencio al andar y quienes no temen al frío.

Catedral

Hospedados en el hotel Palacio de los Velada, un viejo palacio del siglo XVI, restaurado e inaugurado en 1995, decidimos empezar nuestro recorrido por la Catedral. El frío traspasaba cualquier tejido y la idea de visitar monumentos y adentrarnos en sus estancias todo el día nos parecía lo más lógico y necesario. Estoy llegando a la conclusión de que cada catedral representa perfectamente al lugar en el que está. La de Ávila es gris por fuera, como su clima. Por dentro es como un mapa del tesoro: no descubres las cosas si no te fijas bien.

Fuera sigue haciendo frío, demasiado. Con el mapa en la mano, seguimos buscando un destino en el que cobijarnos. Camino del Convento de Santa Teresa, y después de haber comido lo necesario para renovar fuerzas, pasamos por la plaza del Ayuntamiento. De allí a nuestros destino, menos de cinco minutos. Ese es el tiempo que tardas en llegar a todos los sitios en Ávila.

Escultura de Santa Teresa en extramuros

Santa Teresa es la patrona de Ávila. Mística, religiosa, viajera y escritora…una mujer que redactó unas nuevas Constituciones para la orden en la que vivía, cansada de la falta de fe y espiritualidad. Aquí, en este pequeño pueblo, encontramos el convento que lleva su nombre edificado en los terrenos de la casa familiar de Santa Teresa. Al lado, el museo, con una amplia gama de pertenencias, imágenes, todos los idiomas a los que están traducidos sus libros…pero lo mejor se encuentra en una sala de la tienda de recuerdos situada en la misma plaza del convento. Entras y un amable hombre, de la zona de toda la vida, recita un pequeño resumen de lo que se puede ver: el crucifijo que adornaba su cuarto y el famoso dedo incorrupto de Santa Teresa (cómo se degradan los cuerpos…). La noche ha llegado a Ávila y parece que hace más frío, así que decidimos dejar el resto para mañana.

Al día siguiente, amanece con un sol espléndido. Indudablemente, Ávila es ciudad medieval. Solo falta que sus habitantes cambien de vestimenta. Decidimos recorrer la muralla, aunque hace más frío que el día anterior y las placas de hielo nos impidan disfrutar del paseo todo lo que quisiéramos, es imposible no maravillarse ante una muralla que ha visto pasar toda la historia, que ha defendido una fortaleza y que perdura, tan bien conservada. Eso sí es invertir bien el dinero.

Convento de Santa Teresa

Mucho y poco queda por ver en Ávila. Iglesias: el convento de Santo Tomás, la basílica de San Vicente…y muchas más que se quedan en el tintero. Tendrías que descansar por lo menos un par de días en Ávila para verlas todas y, aún así, nadie te garantiza que lo consigas.

Vine a Ávila con la buena sensación que Miguel Delibes me había dejado a través de su libro. Anhelaba llegar al mirador (en otro tiempo humilladero) de Los Cuatro Postes y contemplar la ciudad que Delibes me mostraba, religiosa, serena, medieval. Y fue mejor cuando la observé por mí misma. Tenía razón, la ciudad era todas y cada una de esas piedras, sin las que no sería y conservaría su alma.

Mirador de los Cuatro Postes

“De súbito me vi agarrando la cruz de granito de Cuatro Postes. Apenas me atrevía a darme la vuelta y tender la vista sobre la ciudad nevada. Cuando lo hice, un sentimiento amplio, inconcreto, me resbaló por la espalda…Entonces pensé que la tierra es bella por sí, que sólo la manchan los hombres con sus protestas, sus carnalidades y sus pasiones”. (La sombra del ciprés es alargada)

Fotos: Canon Eos 450D e Iphone 4

ROCÍO CAMPOS